¡Hola creadora! ¿Alguna vez te ha pasado la difícil situación de que te duelan los pies por usar unos zapatos apretados? Esto es algo bien común, por eso, hoy traigo para ti un truco bien efectivo, para que lleves de ahora en adelante un calzado cómodo, práctico y que se amolde bien a tus pies. ¡Esto es fundamental!

Así que haz clic abajo donde dice “Clic Aquí Para Seguir Leyendo”.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Truco casero para estirar los zapatos apretados

Normalmente, los zapatos cuando están nuevos o tienen poco uso suelen apretar y causar dolores extremos en los pies. Quizás por por falta de costumbre o porque el material del que están hechos aún es duro para flexibilizarlo. 

Sin embargo, para que nunca más pases por esta situación tan incómoda, hoy te enseñaré un truco que puedes hacerle a tus zapatos y así acabar con el dolor de tus pies.

¡No te tortures, ni tortures tus pies! Ellos no se lo merecen, nada peor que llevar un par de zapatos que aprieten.

Tu calzado debe ser siempre el ideal para tus pies ya que ellos son los que soportan todo tu peso. Siéntete cómoda y confiada, para poder caminar todo lo que necesites y quieras, disfrutando mientras lo haces. Aquí conocerás el mejor TRUCO, para nunca más maltratar tus pies:

Truco de hielo para estirar los zapatos

El truco de hielo es un truco bien efectivo que ha pasado de generación en generación, para tratar el tema del calzado que aprieta, duele y molesta.

Para ello necesitarás: 

  • 2 bolsas estilo ziploc con cierre hermético
  • Agua
  • Zapatos de cuero a estirar
  • También puedes usar bolsas de gel para freezer si tienes en tu casa.

Procedimiento:

Paso 1: Toma las dos bolsas ziploc y comienza a llenarlas de agua hasta la mitad, o tan solo un poco más de la mitad.

Paso 2: Realizado el paso anterior, ahora debes colocar cada bolsa dentro de cada zapato que quieres estirar. Es necesario que hagas presión para que entren adecuadamente, eso sí, asegúrate de que la bolsa esté bien sellada para no derramar agua en el interior del zapato.

Paso 3: Ahora, coloca los zapatos encima de una bandeja o dentro de una bolsa grande y mételos al congelador, (esto es para que no tengan contacto con ninguno de los alimentos). 

Paso 4: Deberás dejar los zapatos con las bolsas con agua dentro de ellos en el freezer por 8 horas aproximadamente o durante toda la noche. Cuando el agua se congele, es cuando los zapatos comenzarán a expandirse de a poco, haciendo que el cuero se estiré lentamente.

Paso 5: Transcurrido el tiempo, saca los zapatos del congelador y déjalos en un lugar cálido y seco aproximadamente durante 15 a 30 minutos o hasta que el hielo comience a derretirse. Después, lo que vas a hacer es mover la bolsa hacia adelante y atrás hasta que puedas retirarla del zapato sin dañar el cuero. Sin embargo, es mejor que no dejes que el hielo se descongele por completo, ya que si hay algún agujero en la bolsa, el agua podría derramarse dentro del zapato y dañarlos.

De esta manera los zapatos al ponértelos nuevamente se van a amoldar a tus pies. Así disfrutarás de caminar de aquí para allá con ellos luciendo sensacional sin maltratar los pies.

Este método funciona con cualquier tipo de zapato, pero es posible que se adapte mejor cuando el zapato es de punta más abierta, sin punta o deportivos. Si la punta de los zapatos es muy puntiaguda o estrecha, puede resultar difícil acomodar la bolsa para que llegue a todo el zapato y probablemente no se ensanche de manera uniforme como necesitas.

Pero lo mejor de todo es que, este truco lo puedes hacer las veces que lo necesites hasta que el cuero ceda lo suficiente y los zapatos te queden cómodos y a tu medida. ¡Pruébalo!

¡Un Abrazo Creadora Y Seguimos Conectadas Para Más Ideas Y Manualidades! 😃

Por: DJ

[/showhide]