¡Hola creadora! ¿Eres de las que tira el pan una vez que se pone duro? ¡Nunca más lo harás! Aparte de que es un pecado hacerlo, con este método lo puedes salvar y comerlo como recién hecho. Así que mira hasta el final y descúbrelo.

Así que haz clic abajo donde dice “Clic Aquí Para Seguir Leyendo”, para saber más y sobre todo mira hasta al final porque tenemos un regalo muy especial para ti.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Con este truco, nunca más tirarás el pan porque este duro

El pan es un alimento fundamental en las comidas y no puede faltar en la mesa de ningún hogar. Es irresistible, sobre todo cuando está caliente.

¿Deseas tener pan recién hecho a cualquier hora? Y no, no tienes que instalar un horno panadero en tu casa. La mejor manera de conservarlo, tanto si te sobra como si no quieres ir todos los días a comprarlo, es congelarlo.

Pero, ¿estará igual de bueno el pan descongelado que el recién hecho? Sí, siempre y cuando sigas este truco que te traemos a continuación.

El pan es un alimento perfecto para congelar, pero debes seguir unas pautas para no echarlo a perder y mantener intactas sus propiedades de nutrición. El pan descongelado de forma correcta está igual de bueno que recién hecho, así que presta atención a estos consejos.

Guárdalo en bolsas de plástico bien selladas

Aunque te lo vendan en bolsas de papel, olvídate de congelar el pan en este tipo de bolsas. La razón es que no aíslan lo suficiente y al final el pan acabará tomando los olores del congelador.

Lo ideal es utilizar bolsas de congelación herméticas o una bolsa de plástico normal, pero bien cerrada y sin aire en su interior.

Envolverlo en papel de cocina y después en papel de aluminio

Esta técnica es más recomendable con piezas de pequeño tamaño, pero debes sellar muy bien el papel de aluminio. En cualquier caso, siempre puedes meterlo en una bolsa de plástico una vez liado para aislarlo todavía más.

Un tip importante que también deberíamos adquirir como rutina es el de anotar la fecha en que metemos el pan al congelador, por dos razones:

Para saber si lo hemos tenido en él demasiado tiempo y es mejor tirarlo (3 meses es el máximo, aunque se recomienda que no llegue a tanto) y para ir consumiendo primero aquellas piezas que llevan más tiempo guardadas.

A la hora de descongelar pan, debes tener en cuenta que con el congelado va perdiendo propiedades, además de empeorar su aspecto y sabor. Por este motivo, no es conveniente que lo congeles durante más de un mes. Aunque dependerá de la pieza congelada, pues una hogaza de pan grande con la corteza dura puede estar congelada más tiempo que las pulgas blandas y pequeñas.

Congelar el pan en rebanadas

Puede ser una buena idea cuando no vas a gastarlo todo de golpe. Es una excelente idea para las personas que viven solas. El pan de molde también se puede congelar si se va a echar a perder y todavía no lo has gastado. Esto tiene dos ventajas: la primera es que lo puedes ir sacando según vayas necesitándolo. Y la segunda es que se descongela mucho más rápido.

Para congelar el pan completo

Si lo vas a gastar de una vez, debes introducirlo en una bolsa en la que quepa por completo. Si no es así, tendrás que cortarlo en mitades o cuartos y repartirlos en las bolsas que sean necesarias.

Asegúrate siempre de que no quede ni pizca de aire dentro de la bolsa de congelación. De lo contrario, se producirá una proliferación de bacterias dentro de la bolsa que provocará que al descongelar el pan se estropee.

Y por último, si necesitas descongelarlo a toda prisa, haz lo siguiente: introduce el pan y una taza de agua en el microondas durante 30 segundos o el tiempo que sea necesario para ablandarlo (el agua conseguirá que el pan no salga reseco), y después hornéalo unos instantes para que recupere su mejor sabor y textura.

Ya no hay excusa para no congelar el pan y disfrutar de unas deliciosas rebanadas frescas todos los días.

¡Un Abrazo Creadora Y Seguimos Conectadas Para Más Ideas Y Manualidades! 😃

Por: DJ

[/showhide]