¡Los Limones Son Oro! Muy Pocas Personas Conocen Estos Usos En La Limpieza

¡Hola!. ¿Te preocupa la suciedad y las bacterias que se acumulan en tu casa y sobre todo en tu baño? Ya no tendrás que pensar en eso, porque ahora puedes utilizar el limón para limpiar esas zonas, por ser un desinfectante natural, perfecto para esos lugares de difícil acceso de limpieza.

Así que, podrás estar tranquilo sabiendo que el baño estará limpio y libre de bacterias, sin utilizar productos químicos agresivos. Solo mira atenta hasta el final, y descubre más sobre cómo utilizar un limón para no tener más manchas de cal en la ducha.

USO #1. Eliminar la cal de los azulejos:

Intentar quitar la cal y las manchas de los azulejos puede ser frustrante y llevar mucho tiempo, ya que son difíciles de eliminar.

Sin embargo, con el limón será sencillo, porque es unos de los mejores limpiadores naturales para eliminar la cal y las manchas de esas áreas.

Basta con cortar un limón por la mitad, espolvorear un poco de sal sobre las mitades, y frotar con ellas como si fueran esponjas los azulejos hasta que la cal y los residuos de jabón desaparezcan. Finalmente, enjuaga y seca con un paño suave y seco.

USO #2. Limpiar los grifos del baño:

Con el tiempo, la cal y las manchas de agua pueden acumularse en los grifos, haciendo que parezcan sucios y viejos, esto no sólo causa mala apariencia, sino que también puede ser un caldo de cultivo para las bacterias.

Pero con el limón será la forma más natural y asequible de eliminar la cal y las manchas de agua de tu grifo. Todo lo que necesitas es repetir el mismo método anterior.

Corta un limón grande a la mitad, espolvorea sal gruesa y frótalo sobre las griferías de acero inoxidable. Espera cinco minutos para que la solución funcione, luego enjuaga. Ahora brillarán como nuevos.

USO #3. Limpiar el cabezal de la ducha: 

¿El cabezal de tu ducha está cubierto de cal y suciedad, y no sabes cómo limpiarlo? Un cabezal sucio no sólo tiene un aspecto asqueroso, sino que también puede provocar la acumulación de bacterias y malos olores.

Para evitarlo, ¡Limpia el cabezal de la ducha con un limón! Córtalo por la mitad, sumérgelo en bicarbonato y sal, y úsalo para restregar la suciedad del cabezal.

La acidez del limón ayudará a descomponer la suciedad y la grasa acumulada, mientras que el bicarbonato ayudará a darle brillo y desinfección.

USO #4. Limpiar las puertas de la ducha:

Las puertas de ducha de cristal son bonitas, pero se ensucian y manchan muy fácilmente.

Para limpiarlas, corta un limón por la mitad, sumergelo en bicarbonato y frotalo por las puertas con cuidado para eliminar toda la suciedad y la mugre que allí se acumula.

La acidez del limón ayudará a descomponer los restos de jabón y hará que las puertas de la ducha vuelvan a brillar.

¡Gracias Por Apoyarnos Con Tu Me Gusta Y Comentario. Nos Seguimos Viendo. Un abrazo! 😃

Comparte

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

Relacionados