¡Hola amiga! ¿Te gustaría descubrir cómo puedes destapar los quemadores de tu estufa? Si notas que la llama está muy baja, quizás los quemadores estén obstruidos. Así que toma nota de este método para que aprendas a destaparlos por ti misma. Es muy sencillo, sigue los pasos y listo.

Así que haz clic abajo donde dice “Clic Aquí Para Seguir Leyendo”, para saber más y sobre todo mira hasta al final.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

¡Destapa las hornillas de la estufa con este truco!

¿Te ha pasado qué, intentas prender la hornilla de la estufa y no prende? O simplemente estás cocinando y notas la llama muy baja y, la cocción de los alimentos tarda demasiado

¡Tranquila! Esto puede deberse a varios factores como: mal posición del quemador, humedad o, obstrucción por causa de acumulación de alimentos y grasa pegada.

La buena noticia es que hoy traigo para ti un método sencillo, rápido y económico, para destapar los quemadores de la estufa, hacer que el gas salga correctamente y las hornillas prendan bien. Toma nota del procedimiento:

Paso 1: Comienza apagando el gas, y desenchufando el encendido electrónico de la estufa. Luego quita las rejillas y retira los quemadores.

Paso 2: Ahora toma una o dos bolsas ziploc, añade unos 50 mililitros de amoniaco y coloca dos quemadores en cada una de ella.

Paso 3: A continuación cierra la bolsa herméticamente, agítala un poco para que el amoniaco impregne todas las piezas y deja que actué toda la noche.

Lo recomendable es que dejes la bolsa cerca de una ventana en una superficie plana, bien cerrada para que los vapores del amoniaco no se escapen y bien alejadas de los alimentos.

El amoniaco hará que la grasa se desprenda sin ningún problema. Al día siguiente, tan sólo tendrás que sacarlos, y frotarlos con un esfuerzo mínimo. (Te recomendamos usar guantes de goma)

Paso 4: Por último toma un alambre firme y delgado e introdúcelo como si fuera un cotonete dentro de los orificios donde salen las llamas.

Paso 5: Finalmente, seca muy bien los quemadores con un paño para eliminar cualquier residuo del producto, deja secar las piezas y, vuelve a colocarlos nuevamente en su lugar, asegurándote que queden bien ajustados.

¡Ahora prende la hornilla! Y notarás que la llama estará firme y fuerte. También verás que los alimentos se cocerán mucho más rápido.

Este método es muy simple, solo tomo un poco de tiempo, así que podrás hacerlo tú misma sin problemas las veces que sean necesarias.

Yo te recomendaría hacerlo por lo menos una vez por mes para que la grasa y los restos de alimentos no se acumulen y luego sea mucho más difícil sacarlos.

¡Un Abrazo Creadora Y Seguimos Conectadas Para Más Ideas Y Manualidades! 😃

Por: DJ

[/showhide]