¡Hola amiga! Con esta genial idea que te compartiré a continuación nunca más tirarás tus viejas y desgastadas toallas. Así que mira hasta el final y descubre de que te hablo. ¡Te convencerás y reciclarás ahora todas las que pensabas tirar a la basura!.

Mira cómo usar las viejas toallas

 

Las alfombras comerciales no absorben bien la humedad y además son complicadas de lavar. Sin embargo, un tapete hecho de tela de toalla es súper absorbente, útil y económico, ya que puedes hacerlo con solo reciclar y reutilizar las toallas viejas que tienes en casa.

Ahora, siguiendo el ejemplo de la tendencia actual de reciclar y reutilizar materiales en casa, hoy aprenderás a confeccionar, de forma muy sencilla, una alfombra para la ducha.

Para ello necesitarás:

  • 3 toallas de baño de igual o diferentes colores.
  • Tijera.
  • Hilo.
  • Aguja.

Procedimiento:

Paso 1: Comienza trazando tiras de 3 pulgadas de ancho dependiendo de lo grueso que desees el tapete. Márcalas utilizando como referencia el lado más largo de la toalla, para poder obtener tiras manejables para el siguiente paso.

Paso 2: Luego, vas a colocar 3 tiras juntas, una encima de la otra y coses una puntada para mantenerlas juntas.

Paso 3: A continuación realiza una trenza. Cuando llegues al final, sólo cose otras tres tiras a las 3 primeras trenzas y continúa.

Paso 4: Una vez que tengas lista la primera trenza, inicia uniendo otra tira de tres con hilo y aguja. Así podrás empezar a tejer otra nueva trenza para hacerla más larga. Es necesario que por lo menos hagas tres segmentos con este trenzado convencional. Sin embargo, tu elige si quieres hacerlo de cuatro o más tiras para darle a tu tapete un aspecto diferente.

Nota: es importante que, al trenzar, vayas apretando el tejido para que quede firme al final y no se abra fácilmente. Una vez que hayas terminado de trenzar todas las tiras, cose firmemente el extremo final, para evitar que se deshaga tu trabajo.

Paso 5: Cuando tengas listas las trenzas en su totalidad, será momento de darle forma. Debes ir enrollando la trenza de apoco y ejerciendo presión para que quede firme al final y no se abra fácilmente. 

Paso 6: Ahora con aguja e hilo, sólo ve realizando pequeñas puntadas firmes o dobles conforme enrollas, para que la alfombrilla vaya cobrando forma y no se deshaga cuando lo uses o lo metas a la lavadora.

Paso 7: Por último, cose firmemente el extremo final, para evitar que se deshaga el trabajo.

Así de hermosa quedará tu alfombra redonda. Sin embargo, tú puedes darle la forma que más te guste, ya sea cuadrada, rectangular o incluso las formas más audaces, todo según tu imaginación y creatividad.

Será ideal para usarla como alfombra de baño ya que por ser hecha con trozos de tela de paño será súper absorbente.

¡Un Abrazo Creadora Y Seguimos Conectadas Para Más Ideas Y Manualidades! 😃

Por: DJ

[/showhide]