¡Hola creadora! Si no tienes ni idea de cómo lavar tus almohadas o has tenido intentos fallidos a la hora de aplicar algún método que te las daña por completo, ¡no te preocupes más! Hoy traigo para ti 3 trucos infalibles que las dejarán como nuevas y su aspecto y olor te harán dormir como nunca antes. Mira hasta el final y descubre los trucos.

TRUCOS para lavar tus almohadas fácilmente

 

No permitas que tú y tu familia descansen sobre almohadas viejas, manchadas y dañadas. Aquí sabrás cómo lavarlas adecuadamente. ¡No te lo pierdas!

Las almohadas son unos de los artículos del hogar al que quizás no le prestamos mucha atención, pero necesitan de un mantenimiento especial para que se conversen bien en condiciones totalmente higiénicas y sean aptas para su uso.

Las almohadas también absorben restos de suciedad, sudor y crean un ambiente idóneo y cómodo para las bacterias y los hongos. Y aunque le pongas una funda protectora, esto no es suficiente para mantenerlas en buen estado. Igual adquirirán manchas oscuras y olores poco agradables.

Pero tranquila, antes de querer botarlas y tomar medidas drásticas, puedes aplicar unos sencillos trucos de limpieza y desinfección que solucionarán este problema… Y lo mejor, a un costo muy bajo.

Truco #1 Bicarbonato de sodio y vinagre blanco

Una poderosa mezcla con estos dos ingredientes hará un producto natural que será perfecto para suavizar y blanquear las telas de tus almohadas. Estos elementos contienen propiedades blanqueadoras y antibacterianas que eliminarán las manchas de sudor y suciedad.

Ingredientes:

  • 8 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • ½ taza de vinagre blanco

Preparación:

Primero debes poner las almohadas en la lavadora y una vez que el agua las cubra, debes agregarle la mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre blanco. Deja que transcurra el ciclo normalmente y déjalas secar al sol. ¡No podrás creer lo que tus ojos verán!

Truco #2 Agua caliente y jugo de limón

Será tu aliado favorito para dejar estas prendas frescas e impecables. El jugo de limón fresco es uno de los agentes desinfectantes y antibacterianos que nos proporciona la naturaleza.

Ingredientes:

  • Jugo de unos 6 limones
  • 10 tazas de agua

Preparación:

Coloca el agua a calentar y cuando hierva agrégale el jugo de los 6 limones frescos que previamente debes exprimir. Luego sumerge en esa superficie y con mucho cuidado la almohada asegurándote de que quede totalmente cubierta. Solo debes remojarla durante 2 horas aproximadamente y posterior a eso lavarla con el detergente que utilizas comúnmente. ¡Más que efectivo!

Truco #3 Detergente y Bórax

Este truco se ha popularizado últimamente porque es un preparado que deja como por arte de magia las fundas limpias y libres de todo tipo de suciedad y bacterias. Sus propiedades erradican los sudores y manchas difíciles de quitar. Y también ayuda a combatir los ácaros, bacterias y otros amigos indeseables que perjudican nuestra salud.

Ingredientes:

  • 1 taza de detergente
  • ½ taza de bórax
  • 1 taza de jabón lavavajillas
  • Agua caliente
  • 1 taza de blanqueador que no contenga cloro

Preparación:

Para iniciar debes tener medidas de prevención para evitar intoxicarte. Usa guantes y tapabocas para poner manos a la obra. Luego de estar lista añade todos los productos o ingredientes en tu lavadora. Mete una o dos almohadas  y luego de agregar el agua caliente, coloca el ciclo habitual. Cuando termine, lo más recomendable es ponerlas al sol para que se sequen sin olor a humedad.

¿Ya encontraste tu método favorito? ¿Cuál te sorprendió más? ¡Seguro estás dispuesta a probar todos! Lo importante es que sea cual sea que elijas, tengas un mantenimiento constante para que la limpieza general sumada a estos trucos, le devuelvan a tus almohadas la limpieza y el brillo de cuando eran nuevas.

Te aconsejamos lavarlas al menos dos veces al menos exhaustivamente y cada semana con ciclos leves. ¡Tu descanso será otro!

¡Un Abrazo Creadora Y Seguimos Conectadas Para Más Ideas Y Manualidades! 😃

Por: DJ

[/showhide]